En todo centro de bicicletas Head en Guadarrama conocen las diferencias entre las bicicletas que se venden a mujeres y las bicicletas que se venden a hombres. Pero ¿tú las conoces? ¿Es realmente necesario diferenciar las bicicletas por sexo?

Si acudes a tu centro de bicicletas Head en Guadarrama, podrás ver cómo la más notable diferencia entre las bicicletas de mujer y hombre es la geometría de sus cuadros. En ningún caso las bicicletas de mujeres son iguales a las de los hombres pero de menor tamaño.

Pero, ¿por qué es una cuestión de geometría y no de tamaño? Mujeres y hombres tienen anatomías similares pero diferentes en algunos aspectos. Por ejemplo, la estructura ósea en el sexo femenino es más fina y ligera y tienen el hueso sacro más cercano de la horizontal, formando un ángulo sacro lumbar de menor tamaño. Además, los huesos de la pelvis están más separados que en el sexo masculino, por lo que la postura adecuada en la bicicleta para uno de los sexos no tiene necesariamente que ser la misma para el otro.

Las bicicletas de mujer se suelen fabricar con cuadros a medida, con sillines exclusivos para su anatomía y otros componentes ajustados a ellas. Tanto en las bicicletas de ciudad como en las de montaña apreciamos que los modelos de mujer tienen la barra horizontal más pronunciada para ganar más agilidad. Del mismo modo, a veces los manillares son más cortos y los desarrollos también algo más pequeños. En el resto de componentes no hay cambios.

No todo el mundo piensa que esta diferenciación por sexo sea necesaria, ya que defienden que las diferencias anatómicas son mínimas. Creen que las bicicletas se deberían adaptar para cada persona en función de su físico y no su sexo. En todo caso, en Bikes Head Store tenemos la bicicleta más adecuada para ti, sea cual sea tu anatomía.